Esval responde a estudio de la UPLA de norma en Los Ventisqueros: “creemos que podrían tratarse de descargas de terceros en el mar”

El pasado 29 de abril , salió a la luz pública un estudio encabezado por la Universidad de Playa Ancha, lo que señalaba niveles de coliformes fecales superiores en varios casos a lo permitido por el Decreto Supremo Nº90, en Los Ventisqueros- Bahía de Valparaíso- al respecto Esval respondió.

REGIONAL.- El gerente Regional de Esval, Alejandro Salas, señaló “no tenemos mayores antecedentes del estudio de la UPLA ni de su metodología, por ello, nos hemos puesto en contacto de inmediato con la institución para conocer su contenido y evaluar nuestra colaboración en su investigación en el sector de Los Ventisqueros”.

“Creemos que podrían tratarse de descargas de terceros al mar pues, según lo relatado por los propios investigadores, se vincularía a descargas de orilla, mientras que el emisario descarga mar adentro, aproximadamente a 500 metros de la costa y fuera de la zona de protección del litoral”, explicó.

Asimismo reiteró que “en la zona contamos con un emisario submarino que trata las aguas servidas de la población y que cumple con los parámetros establecidos por la norma. La calidad del efluente que descarga el emisario es monitoreada con análisis periódicos semanales que son fiscalizados por la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS). El cumplimiento de la calidad del efluente del emisario se constata en los reportes de evaluación que publica periódicamente la SISS en su página web”.

 

¿QUÉ DECÍA EL ESTUDIO?

El director del Centro de Investigación HUB Ambiental UPLA, doctor Claudio Sáez, explicó que dentro de la zona de protección litoral el máximo permitido de descarga es de 1000 NPM (número más probable) de coliformes fecales por 100 mililitros y se detectaron 1260 NPM por 100 mililitros. En el área de manejo “El Membrillo” se registraron coliformes de 92 NMP/100 mL, siendo 70 NPM/100 mL el máximo permitido por la norma para áreas de manejo y explotación de recursos bentónicos. En un tercer punto, si bien los análisis detectaron un número inferior a la norma (700 NPM/100 mL), se sugiere precaución por estar cerca del área de manejo.

“Por lo que los resultados obtenidos en este estudio no serían compatibles con los antecedentes técnicos y disposición de las
descargas de Loma Larga, y más bien apuntarían a una descarga de tipo litoral de orilla. Esto es preocupante, considerando que el
movimiento de las corrientes hacia el norte facilitaría la dispersión a través del área de manejo ‘El Membrillo’ con destino a la bahía de Nosotros sugerimos continuar desarrollando monitoreos en la zona, para esclarecer responsabilidades y contribuir a disminuir
el latente riesgo que existiría en la zona para la integridad de los ecosistemas y la salud humana”, sostuvo el Dr. Sáez.

Por lo que agregó que “establece norma de emisión para la regulación de contaminantes asociados a las descargas de residuos líquidos a aguas marinas y continentales superficiales”.